El mensaje de María en Fátima dado a Lucía el 13 de octubre de 1917

La Santísima Virgen María se apareció en Fátima (Portugal) durante 6 apariciones sucesivas desde el 13 de mayo de 1917 hasta el 13 de octubre de 1917 a tres pastores, Lucía dos Santos (11 años), y a sus primos Giacinta (8 años) y Francesco (11 años). La Virgen María les reveló tres secretos, el primero de los cuales se refería a una visión del infierno y el segundo a la consagración de Rusia al Inmaculado Corazón de María. El mensaje de María a Fátima también contenía un tercer secreto. Este secreto se refiere a la identidad del Anticristo que apareció en Palestina en 1948. Los Papas iban a revelar este secreto de Fátima en 1960, desenmascarando así la identidad del Anticristo.

Sin embargo, desde Juan XXIII en adelante, todos fallaron en cumplir con este sagrado deber por miedo a este poderoso Anticristo.

Esta identidad fue revelada por el propio Cristo a un sacerdote el 13 de mayo de 1970. Apareciéndose a él al amanecer, Jesús le dijo: “Hoy es 13 de mayo, el día que conmemora la aparición de Nuestra Madre en Fátima. Abre el capítulo 13 de Apocalipsis: La Bestia es Israel”.

Esta luz ilumina todo el mensaje apocalíptico, así como el secreto del mensaje de Fátima y María a La Salette.

Para entender completamente estos dos mensajes de Nuestra Señora, todo vuelve a la revelación de la identidad del Anticristo, esta Bestia de la Revelación. Esto es lo que los papas han omitido revelar desde 1960 por temor a ser acusados de antisemitismo. ¡Porque es el Estado de Israel! Este Estado sionista, obstinadamente opuesto a Cristo Jesús, proclama y espera todavía otro Cristo político-militar cuyo espíritu fanático y “expansionista” está totalmente en contra del Espíritu Divino universalista y apolítico de Jesús de Nazaret. No tiene nada que ver con el antisemitismo ya que muchos judíos se han convertido al cristianismo y denuncian al Estado de Israel.

Por lo tanto, podemos entender las verdaderas razones que redujeron a los Papas Juan XXIII, Pablo VI y Juan Pablo II a este misterioso e injustificable silencio sobre el secreto de Fátima que revela la identidad del Anticristo y la bancarrota del Vaticano. Si no hubieran fallado en este sagrado deber por su silencio e incluso por su complicidad, los Papas habrían salvado millones de almas… y las suyas propias.

En cuanto a Karol Wojtila, mintió seriamente al revelar un pseudo-secreto. Presentamos aquí el argumento indiscutible de su mentira. Porque había dicho en el año 2000 que el secreto de Fátima era el ataque a su persona el 13 de mayo de 1981. Nuestra Madre había pedido que el secreto de Fátima fuera revelado en 1960 “para ser entendido”. Si se hubiera revelado en esa fecha, en 1960, no habría habido CERTEZA de un acontecimiento futuro, que tendría lugar 21 años más tarde, y por lo tanto nadie lo habría entendido. Es CERTEAMENTE un evento PRE-1960 para ser entendido en 1960, no un evento post-1960. Este evento tuvo lugar en 1948… en Palestina: ¡la proclamación oficial del Estado de Israel!

La Hermana Lucía habla del Mensaje en 1958

El siguiente texto fue enviado por Lucía el 22 de mayo de 1958 al Reverendo Padre Agostino Fuentes, postulante para la beatificación de Franscesco y Giacinta de Fátima:

“Padre, Nuestra Señora es muy infeliz porque su mensaje no fue escuchado en 1917. Ni los buenos ni los malos lo han tenido en cuenta.

“Los buenos” siguen su camino sin preocuparse. No siguen los estándares celestiales. “Los malvados” van por el amplio camino de la perdición, sin tener en cuenta los castigos con los que los amenazo.

Créame, Padre, el Señor castigará al mundo muy pronto. El castigo es inminente, pronto el castigo material, imagínese, Padre, ¡cuántas almas irán al infierno!

Y esto sucederá porque no rezamos y hacemos penitencia.

Esta es la causa de la tristeza de Nuestra Señora. Padre, es necesario decir a todos que la Virgen me ha dicho muchas veces: muchas naciones desaparecerán de la faz de la tierra. Las naciones sin Dios serán el látigo elegido por Dios mismo para castigar a la humanidad si no obtenemos, a través de la oración y los sacramentos, la gracia de su conversión.

Diga, Padre, que el diablo está librando la batalla decisiva contra Nuestra Señora; y lo que aflige a los Inmaculados Corazones de María y Jesús es la caída de las almas religiosas y sacerdotales. Ellos (los demonios) saben que los religiosos y sacerdotes, al abandonar su vocación, arrastran muchas almas al infierno. Apenas tenemos tiempo para detener el castigo del Cielo. Tenemos a nuestra disposición dos medios muy eficaces: la oración y el sacrificio.

El diablo hace todo lo posible para distraernos y quitarnos el gusto por la oración. Nos salvaremos o nos condenaremos juntos.

Sin embargo, Padre, hay que decir a la gente que no espere del Papa una llamada a la penitencia, a la oración, ni de los obispos, ni de los sacerdotes, ni de los superiores en general. ¡Es hora de que cada uno, por iniciativa propia, haga obras santas y reforme su vida según la petición de Nuestra Señora!

El diablo quiere hacerse amo de las almas consagradas, trata de corromperlas para inducir a otros a la impenitencia final. Utiliza todos los trucos posibles hasta el punto de sugerir que se posponga la vida religiosa… El resultado es la esterilidad de la vida interior y la frialdad en los seminarios, donde han renunciado a la alegría de la entrega total a Dios.

Hay que decir, Padre, que dos cosas santificaron a Giacinta y a Francesco: la aflicción de Nuestra Señora y la visión del infierno…

Nuestra Señora está como entre dos espadas: por un lado ve a la humanidad obstinada e indiferente ante los amenazantes castigos, y por el otro nos ve pisoteando los Sacramentos y menospreciando el castigo que se aproxima, permaneciendo incrédulos, sensuales y materialistas.

Nuestra Señora dijo expresamente: “Nos acercamos al final de los tiempos”.
Me lo dijo tres veces:

  1. Primero dijo que el diablo ha emprendido una lucha decisiva, es decir, final, en la que saldremos o victoriosos o derrotados.
  2. La segunda vez repitió que los últimos remedios dados al mundo son el Santo Rosario y la devoción al Inmaculado Corazón de María. Esto último significa que no habrá otros.
  3. La tercera vez me dijo que habiendo agotado los otros medios despreciados por los hombres, nos da, temblorosa, la última salvación que es la Santísima Virgen en persona, signos de lágrimas, un mensaje de varios videntes de todo el mundo. La Virgen dice que si no escuchamos y volvemos a ofender, no se nos perdonará más.

Padre, Lucía me dijo que es urgente que nos demos cuenta de la terrible realidad. No queremos llenar las almas de miedo, es sólo una llamada urgente a la realidad.

Puesto que la Santísima Virgen ha dado una gran eficacia al Santo Rosario, no hay ningún problema material, espiritual, nacional o internacional que no pueda resolver con el Santo Rosario y con nuestros sacrificios.

Recitarlo con amor y devoción consolará a María y secará tantas lágrimas de su Inmaculado Corazón”

NB: Para la entrevista anterior, el sacerdote Fuentes obtuvo el permiso del entonces Papa reinante (Pío XII).

Aparición del 13 de julio de 1917

El 13 de julio, después de la visión del infierno, la Virgen dijo a Lucía y a sus dos compañeras (páginas 176 y 177 de las “Memorias de la Hermana Lucía”): “Habéis visto el infierno donde van las almas de los pobres pecadores. Para salvarlos, Dios quiere establecer en el mundo la devoción a mi Inmaculado Corazón. Si hacemos lo que te voy a decir, muchas almas se salvarán y habrá paz. La guerra terminará, pero si no dejamos de ofender a Dios, bajo el reinado de Pío XI comenzará una aún peor. Cuando veáis una noche iluminada por una luz desconocida, sabed que ésta es la gran señal que Dios os da de que va a castigar al mundo por sus crímenes, mediante la guerra, el hambre y las persecuciones contra la Iglesia y el Santo Padre. Para evitarlo, vendré a pedir la consagración de Rusia a mi Inmaculado Corazón y la Comunión reparadora los primeros sábados de mes. Si mis peticiones son escuchadas, Rusia se convertirá y habrá paz; si no, esparcirá sus errores por todo el mundo, causando guerras y persecuciones contra la Iglesia. Los buenos serán martirizados, el Santo Padre tendrá mucho que sufrir, muchas naciones serán aniquiladas. Al final mi Inmaculado Corazón triunfará”.

Advertencias angustiosas

El famoso tercer secreto de Fátima se publicó en el periódico de Stoccarde “Neues Europa” (Nueva Europa) el 15 de octubre de 1963 con el título “El futuro de la humanidad” firmado por L. Einrich.

El artículo presentaba un “extracto” del secreto de Fátima que esperábamos que fuera revelado en 1960. El documento, conocido por una indiscreción diplomática, habría sido enviado como información de las autoridades del Vaticano a las de Washington, Londres y Moscú, considerándolo necesario e incluso indispensable para el tratado de cesación de las pruebas nucleares. La autenticidad de tal documento nunca ha sido negada por el Vaticano.

Artículo del periódico “Neues Europa”

El 13 de octubre de 1917, después de una serie de apariciones, la Virgen se apareció por última vez a los niños de Fátima, Lucía, Giacinta y Francesco. Después del suceso del “milagro del sol”, la Madre de Dios le dio a Lucía un mensaje especial que, entre otras cosas, decía:
“No te preocupes, querida niña, yo soy la Madre de Dios, que te habla y te pide que proclames en mi nombre el siguiente mensaje al mundo
entero.

Al hacerlo, atraerá fuertes hostilidades. Escuchad y recordad bien lo que os digo
: Los hombres deben
mejorar.
No hay ningún problema personal, familiar, nacional o internacional que no pueda resolver si se me pide que lo haga a través del Rosario.

Me pides una señal milagrosa para que todos entiendan mis palabras que, a través de ti, dirijo a la humanidad. Acabas de ver este milagro. ¡Fue el gran milagro del sol! Todos lo han visto, creyentes e incrédulos, campesinos y habitantes de la ciudad, científicos y periodistas, laicos y sacerdotes.

Y ahora, proclama en mi nombre:

Sobre toda la humanidad vendrá un gran castigo, no todavía hoy, ni siquiera mañana, sino en la segunda mitad del siglo XX.

Lo que ya di a conocer en La Salette a través de los niños Melanie y Maximin, lo repito hoy ante ustedes.

La humanidad ha sido sacrílega y está pisoteando el regalo que ha recibido.

El orden ya no reina en ninguna parte. Incluso en las posiciones más altas, es Satanás quien gobierna y decide el curso de los negocios. Incluso sabrá cómo penetrar en las alturas más altas de la Iglesia.

Conseguirá sembrar la confusión en las mentes de los grandes científicos que inventan armas con las que se puede destruir a la mitad de la humanidad en pocos minutos.

Someterá a los poderosos de los pueblos a su control y los llevará a fabricar estas armas en masa.

Si la humanidad no se defiende de esto, me veré obligado a dejar el brazo de mi Hijo.
Si los que están a la cabeza del mundo y de la Iglesia no se oponen a estas acciones, yo lo haré, y rezaré a Dios mi Padre para que traiga su justicia sobre los hombres.

Es entonces cuando Dios castigará a los hombres con mayor dureza y severidad que con el diluvio.

Y los grandes y los poderosos perecerán en ella tanto como los pequeños y los débiles.

Pero también, llegará un momento de las pruebas más severas para la Iglesia. Los cardenales estarán en contra de los cardenales, y los obispos en contra de los obispos. Satanás se pondrá en medio de sus filas.

En Roma también habrá grandes cambios. Roma será destruida. Lo que está podrido caerá y no se debe permitir que continúe cayendo. La Iglesia se oscurecerá y el mundo se verá sumido en la confusión.

La gran, gran guerra ocurrirá en la segunda mitad del siglo XX. (La guerra mundial comenzó contra Irak en 1991. Actualmente continúa, lo que conduce a situaciones internacionales desastrosas.)

Rusia será el látigo de Dios y, al final, se convertirá. No dejes que América piense que es invulnerable.
Entonces el fuego y el humo caerán del cielo y las aguas de los océanos se convertirán en vapor, escupiendo su espuma en el cielo, y todo lo que esté en pie se volcará.

Y millones y millones más perderán la vida de una hora a otra, y los que siguen vivos en ese momento envidiarán a los que han muerto. Habrá tribulación dondequiera que miremos y miseria en toda la tierra y desolación en todos los países.

He aquí que el tiempo se acerca cada vez más, el abismo se profundiza cada vez más y no hay salida; los buenos morirán con los malos, los grandes con los pequeños, los príncipes de la Iglesia con sus seguidores, los gobernantes del mundo con sus pueblos; en todas partes reinará la muerte, elevada a su triunfo por los hombres perdidos y por los siervos de Satanás, que serán entonces los únicos gobernantes de la tierra.

Será un tiempo que ningún rey o emperador, ningún cardenal u obispo está esperando, y todavía vendrá según el plan de mi Padre para castigar y vengar.

Pero más tarde, cuando los que sobreviven a todo sigan vivos, se volverá a invocar a Dios y a su magnificencia, y se volverá a servir a Dios como antes, cuando el mundo no era tan corrupto.

Llamo a todos los verdaderos imitadores de mi Hijo Jesucristo, a todos los verdaderos cristianos y a los Apóstoles de los últimos tiempos!

El Tiempo de los Tiempos está llegando y el Fin de los Fines si la humanidad no se convierte, y si esa conversión no viene de arriba, de los líderes del mundo y de los líderes de la Iglesia.

Pero ¡ay! si esta conversión no llega y si todo permanece como está, sí, si todo se vuelve aún peor.

¡Ve, hija mía, y proclámalo!

Por esto siempre estaré a tu lado, ayudándote”.

Texto de la Radio del Vaticano

“Ni Juan XXIII ni Pablo VI encontraron oportuno revelar al mundo la tercera parte del misterio de Fátima. Cuando se publicó en el periódico “Neues Europa”, el 15 de octubre de 1963, no se confirmó ni se negó directamente.

Estamos seguros de que la tercera parte del secreto contiene una gravedad particular confirmada por la trágica realidad que está experimentando el mundo entero.

¿Ha llegado el Fin de los Tiempos?

¿Estamos viviendo el Apocalipsis profetizado por San Juan?

Si los cristianos dan un amoroso testimonio de esperanza en la misericordia de Dios, también deben gritar valientemente la verdad de la justicia de Dios.
No tenemos la ilusión de ser salvados. En cualquier caso, ha llegado el momento en que las palabras ya no son suficientes. Debemos actuar, y actuar ahora, si queremos la humanidad, si queremos que cada uno de nosotros sea capaz de ver… aparte del fuego… la Luz”.

(Texto grabado de Radio Vaticano el 13 de mayo de 1977 21:00-23:00)

Artículo en “Vox Fidei”

Cuando el Papa Juan Pablo II estuvo en Fula durante su viaje a Alemania (15-19 de noviembre de 1980), frente a un pequeño grupo de personas, se le hicieron preguntas, incluyendo una sobre el secreto de Fátima.

Aquí está el texto que apareció en “Vox Fidei” N° 10 de 1981:

“¿Cuál es el secreto de Fátima que iba a ser revelado en 1960?”

La respuesta del Santo Padre:

“Debido a su impresionante contenido, y para no llevar a la fuerza mundial del comunismo a ciertas interferencias, mis predecesores prefirieron una “actitud diplomática” (en lugar de “secreta”).

Sin embargo, debería bastar con que cada cristiano sepa lo siguiente: leemos (en> secreto) que los océanos inundarán continentes enteros, que los hombres morirán repentinamente de un minuto a otro, de repente y en millones…, cuando sabemos esto, no es realmente urgente publicar este secreto.

Muchos quieren saber sólo por curiosidad y sensación, pero olvidan que el “conocimiento” también conlleva la responsabilidad… Simplemente quieren satisfacer su curiosidad. Esto es peligroso cuando, en estos tiempos, la despreocupación de la gente les hace fingir que “es inútil”!”

El Papa, en este tema, tomó el Rosario y dijo:

“¡Esta es la cura para este mal! Reza, reza, y en el futuro no hagas más preguntas. Todo lo demás, recomiéndeselo a Nuestra Señora”

Extractos del libro del hermano Miguel de la Santísima Trinidad

de los Pequeños Hermanos del Sagrado Corazón:

TODA LA VERDAD SOBRE EL TERCER SECRETO

Introducción:

Después de una exhaustiva investigación, nos las arreglamos para averiguar de qué se trata. Es un secreto trágico pero saludable, de importancia decisiva para la fe y la esperanza de los católicos de hoy”

p.8: Acerca de Lucía: …porque pronto, en 1948, irá a enterrarse detrás de las puertas del Carmelo…

p.36: Habiendo recibido la orden formal de escribir el Secreto a mediados de octubre, dos meses después, aún no lo ha hecho. Esto muestra cuánto la escritura de este texto la hizo temblar. Tanto es así que, tomando la pluma, se encontró incapaz de escribir. De hecho, añadió… que, varias veces, había querido obedecer, que se había sentado a escribir, sin poder hacerlo. Este misterioso impedimento duró hasta el 24 de diciembre de 1943, cuando en una carta al Padre García, especificó que “este fenómeno no se debía a causas naturales
“. …. Este es probablemente el último arrebato de Satanás contra el mensajero de la Inmaculada, y debemos ver qué terrible arma podría ser esta gran profecía, una vez fijada en el papel, contra su dominio sobre las almas y su pretensión de infiltrarse en el corazón de la Iglesia.

p. 39: Además, escribe el Padre Alonso, ¿cómo podemos entender las grandes dificultades de Lucía para escribir este Secreto, cuando ella había escrito otras cosas que ya eran muy difíciles? Si se hubiera tratado simplemente de anunciar proféticamente nuevos y grandes cataclismos, estamos seguros de que la Hermana Lucía no habría experimentado tales dificultades, cuya victoria requería una intervención especial del Cielo.

p. 271: Por qué esta fecha de 1960 para la revelación del Secreto: “Porque entonces aparecerá más claro”.

p.273: También fue por esta época que la Hermana Lucía se encontró vigilada mucho más de cerca y casi completamente silenciada (1951).

p.373: Según el cardenal Ottaviani, el propio Juan XXIII puso el Secreto en otro sobre, lo selló y lo depositó en uno de esos archivos que son como un pozo profundo, negro, negro, en cuyo fondo caen los papeles, y ya nadie ve nada…

p.386: Ciudad del Vaticano, 8 de febrero de 1960, Comunicado de prensa de la ANI
: Es probable que el secreto de Fátima nunca se haga público. La decisión de las autoridades del Vaticano se basa en las siguientes razones:

  1. La hermana Lucía sigue viva.
  2. El Vaticano ya conoce el contenido de la carta.
  3. Aunque la Iglesia reconoce las apariciones de Fátima, no quiere asumir la responsabilidad de garantizar la veracidad de las palabras que los tres pastorcitos dijeron que Nuestra Señora les dirigió.

p. 420: ¡Por eso nada es tan importante, nada es tan necesario, tan urgente, como para dar a conocer al mundo este último Secreto, enterrado en el Vaticano, como una verdad cautiva por los sucesivos Papas durante más de un cuarto de siglo!

La Virgen María había querido su revelación en 1960, y la hermana Lucía, su mensajera, sigue deseándola, pidiéndola urgentemente, como sabemos. Depositaria de una verdad más temida que nunca, se ve reducida al más estricto silencio sobre este mensaje tan saludable, hasta el punto de que se le prohíbe prácticamente hacer la más mínima alusión a él.

El obispo de Leiria y los capellanes del santuario también parecen haber recibido instrucciones de guardar silencio.

p. 477: A partir de entonces, se plantea la cuestión: ¿Hasta cuándo nuestros Pastores optarán por complacer a los enemigos de la Virgen María permaneciendo fieles a las “orientaciones conciliares” que dicen ser y que han llevado a la Iglesia a su ruina, en lugar de confiar humildemente en las profecías de la Reina del Cielo, que son incuestionablemente contrarias a los innovadores? ¿Cuánto tiempo tardarán en obedecer las urgentes peticiones de su Madre y Maestra, la Reina de los Apóstoles, la Medianera Todopoderosa de la gracia y la misericordia para la Iglesia y el mundo?

p. 533: “Se le ha dado a nuestro siglo revisar este maravilloso signo. Esta Señora que apareció en el cielo de Fátima es en realidad la misma Mujer de la visión de Patmos. Estar así involucrado en los eventos de nuestra historia humana en el tiempo del apocalipsis, se llena de emoción y miedo. El capítulo escrito por Nuestra Señora de Fátima es limpidamente simple en su propia grandeza. Se une al capítulo de San Juan, lo trae hasta el día de hoy y lo hace escuchar de nuevo por los cristianos. Los dos se iluminan mutuamente, hasta el punto de no dejar nada más en las sombras sobre la gran tragedia de nuestro siglo XX”
(Abbé Georges de Nantes – Carta a mis amigos – N° 247, 5 de junio de 1947)

No podríamos decirlo mejor. La misma Hermana Lucía recomienda leer, estudiar y meditar mucho sobre el Apocalipsis. Como hemos dicho, cuando se le preguntó por el contenido del Tercer Secreto, respondió: “Está en el Evangelio y en el Apocalipsis, léelos”. Incluso sabemos que una vez indicó los capítulos 8 a 13 del Apocalipsis.

Comentario

El Vaticano ha sido infiltrado por la Judeo-Masonería. Sabemos que el Anticristo, la Bestia de Apocalipsis capítulo 13, es Israel. Por lo tanto, entendemos que el Vaticano no puede revelar el tercer secreto que desenmascara al Anticristo, la bestia del Apocalipsis, de la que la Virgen María ya había hablado en La Salette en 1846.

En el año 2000, el Vaticano reveló un pseudo Mensaje de Fátima que desfigura el Mensaje a favor del Anticristo. Así es como Satanás gobierna al más alto nivel la Iglesia como dijo la Virgen. (Ver el texto: “Mensaje de María a La Salette”).