El propósito de este texto es informar sobre los orígenes y el contexto histórico – a menudo ignorado – de la creación del Estado de Israel. Fue escrito a finales de los 70, pero sigue siendo relevante hoy en día.

INTRODUCCIÓN

El pueblo palestino ha vivido durante décadas una prueba ignorada por muchos. Es a ellos a quienes los “Creyentes Independientes” dirigen este libro que pretende dar una rápida visión histórica de los puntos más destacados que han provocado la sangrienta e inicua expatriación de los palestinos.

Con este folleto, los “Creyentes Independientes” apelan a todos los hombres libres, invitándolos a contribuir a la restauración de la Justicia trabajando para poner fin a la intolerable prueba sufrida por todo un pueblo, objeto de un genocidio sin precedentes orquestado por los sionistas y sus agentes en el mundo. Este restablecimiento de la justicia se logra mediante la solidaridad con el pueblo palestino en su justa lucha por recuperar sus derechos legítimos y establecer su Estado democrático independiente.

Presentamos la trágica historia del pueblo palestino en dos partes:

  1. Antes del exilio forzoso de mayo de 1948, debido al reconocimiento del estado hebreo por la ONU.
  2. Después del exilio, la prueba continúa en la Palestina ocupada y en las tierras del exilio.

No hablamos por antisemitismo sino por una preocupación por la justicia y la verdad.

PRIMERA VEZ: Palestina y los palestinos

La historia nos enseña que Palestina y los palestinos han existido desde tiempos inmemoriales; la Biblia también los menciona y describe Palestina:

“…una tierra cuyas ciudades están bien fortificadas, habitadas por hombres fuertes, una tierra paradisíaca cuyos frutos son suculentos y grandes y donde fluye la leche y la miel.” (Números 13,21-33)

Así, Palestina y los palestinos se aparecieron a los exploradores judíos enviados por Moisés. Por lo tanto, la región no estaba ni desierta ni desamparada.

Sin embargo, un hecho es indiscutible: Palestina ha sido objeto de la codicia humana a lo largo de los siglos. Esto es tanto más lamentable cuanto que algunos se han concedido un derecho bíblico sobre este país, tratando de hacer que Dios contribuya a un crimen que los profetas han condenado constantemente (Véase el texto: “Los cristianos e Israel“).

La moderna propaganda sionista ha llevado al mundo occidental en particular a creer que Palestina era un país desierto, transformado en un jardín por las milagrosas manos de los israelíes y que, en palabras de la Sra. Golda Meir: “No hay palestinos; nunca existieron”. El eslogan sionista: “Dar tierra sin pueblo(Palestina) a un pueblo sin tierra(los judíos)” se entiende mejor de esta manera. Sin embargo, Palestina siempre ha estado poblada y próspera y las hermosas naranjas de Jaffa siempre han sido producidas por manos palestinas.


Palestina ha existido realmente: Libras palestinas usadas antes de la creación del estado hebreo

Palestina pertenece a los palestinos como Francia a los franceses y América a los americanos. Nadie puede pretender lo contrario sin perjudicar seriamente a la Justicia. Hablamos porque sentimos que la traición humana se manifestará pronto en los niveles más altos y que es hora de actuar para advertir a los hombres de buena voluntad, para que no se hundan en la injusticia exigiendo la liberación de Barrabás(véase Mateo 27:17-26), que hoy es el usurpador sionista.

Porque Palestina pertenece a los palestinos.

Los objetivos sionistas en Palestina

Los sionistas han aspirado durante siglos a establecerse en Palestina; “El año que viene en Jerusalén”, se repetían unos a otros. Animados por la pretensión de ser el “pueblo elegido”, codiciaron la “tierra prometida” que ubicaron en Palestina. Esta tierra es propiedad legítima de los palestinos.

Para apropiarse de ella, los sionistas reunieron el apoyo de Gran Bretaña y luego de América, presentándose como los protectores de sus intereses en el Medio Oriente. Habiendo así interesado a los Aliados en su plan, lograron penetrar en Palestina, para establecerse allí bajo su poderosa protección, y usaron la violencia para expulsar a los palestinos, exiliándolos de su patria.

Los sionistas que emigraron a Palestina desde todo el mundo viven en apartamentos amueblados que todavía pertenecen a palestinos exiliados en tiendas de campaña y pequeños barrios marginales llamados “campos de refugiados palestinos”. Cuando los israelíes se apoderaron de estos apartamentos por la fuerza, encontraron en los armarios ropa de hombres, mujeres y niños que las familias palestinas, huyendo del agresor sionista, no tuvieron ni siquiera tiempo de llevarse.

Antes de volverse violenta, la inmigración sionista comenzó subrepticiamente en 1880. El terrorismo sionista apareció más tarde, bajo el Mandato Británico. Había tres notorios grupos terroristas sionistas: Haganah, Stern e Irgun. Este último fue dirigido por el actual Primer Ministro israelí, Menahem Beghin, responsable de la triste masacre de Deir-Yassin y de la voladura del Hotel del Rey David. Hoy los sionistas acusan a los combatientes de la resistencia palestina de ser terroristas porque luchan por la liberación de Palestina, su patria.

Sionismo

Como institución, el sionismo sólo se concretó y constituyó en el Congreso de Basilea en 1897.

Theodore Herzl, el fundador del sionismo político, a cuya instancia se celebró este congreso, abogó en su libro “Der Judenstaat”(El Estado judío), por la colonización de Palestina, que conduciría en última instancia a la creación de un Estado judío soberano, cuyas fronteras serían: “Al norte: las montañas que dominan Capadocia(Turquía), al sur: el Canal de Suez, y al este: el Éufrates”. Esta definición de las fronteras se basa en una falsa interpretación de los textos bíblicos, ya que la Alianza mosaica fue declarada rota por los profetas, en particular Jeremías que, ya 500 años antes de Cristo, anunció que una NUEVA ALIANZA reemplazaría a la primera (véase el texto “Los cristianos e Israel”). Por lo tanto, es importante subrayar aquí que no existe ningún vínculo entre el Israel de la Biblia y el Israel de 1948 que usurpó este nombre para enmascarar la huida de Palestina.
En el congreso de Basilea Herzl declaró:

“Estamos aquí para poner la piedra fundamental de la casa que albergará a la nación judía.”

Su programa se puede resumir de la siguiente manera:

  1. Promover una colonización a gran escala y racionalmente organizada de Palestina por los judíos.
  2. Obtener el derecho internacionalmente reconocido de colonizar Palestina.
  3. Constituir un cuerpo permanente (Organización Sionista) para unir a todos los judíos en la defensa del sionismo.

Esta fórmula se convirtió en la clave de la política sionista.

Antecedentes históricos

Los movimientos sionistas antes de 1914

Antes de la Primera Guerra Mundial, la hegemonía turca se extendía por todo Oriente Medio, incluyendo Palestina.

En 1901, Theodore Herzl hizo un atentado contra el sultán turco. Sugirió que los judíos podrían ayudar a Turquía a restablecer sus finanzas y desarrollar los recursos naturales del Imperio Otomano, y propuso la creación de una asociación judío-otomana para la colonización de Palestina y Siria. Una carta fue incluso redactada por Herzl, cuyo artículo 3 “dio a los judíos el derecho de deportar a la población indígena”. El intento fracasó.

Ya en 1902, los esfuerzos sionistas se dirigieron a los británicos y el ejecutivo de su organización inició conversaciones con el gobierno británico. Los primeros frutos de estos esfuerzos aparecieron en 1914, cuando el Canciller del Tesoro, Lloyd George, declaró, después de una reunión con el eminente sionista Chaim Weizmann :

“Los líderes sionistas nos prometieron formalmente que si los aliados prometían facilitar el establecimiento de un Hogar Nacional Judío en Palestina, harían lo posible para unir a los judíos de todo el mundo a la causa aliada y ganar su apoyo.”

Así, durante la Primera Guerra Mundial, el movimiento sionista se unió a Gran Bretaña, que a su vez vio al sionismo como una base británica en el Medio Oriente. Ahora los sionistas trabajan para acabar con la hegemonía turca sobre Palestina.

1914: Debilitamiento de Turquía

Estalló la Primera Guerra Mundial. Turquía ya está debilitada por las guerras anteriores con sus vecinos y el poder está en manos del “Comité para la Unión y el Progreso” dirigido por un Triunvirato formado por “Talaat, Djavid y Enver”. Los dos últimos son judíos “convertidos” al Islam. Cabe señalar que en esa época Turquía era un Estado islámico.

Cuatro meses después del comienzo de la guerra, el Triunvirato enfrentó a una ya exhausta Turquía, siguiendo a Alemania, contra los Aliados. Esto era para darle el golpe de gracia y poner fin a la hegemonía turca sobre Palestina, con el fin de poner a esta última bajo la influencia británica favorable al plan sionista.

1916: El acuerdo Sykes-Picot

En 1916, los gobiernos británico y francés concluyeron en secreto un acuerdo sobre la partición del Medio Oriente firmado por sus respectivos ministros de relaciones exteriores: Sykes y Picot. Este acuerdo colocó a Siria y el Líbano bajo el mandato francés, y a Palestina bajo el mandato británico.

1917: La Declaración de Balfour

Los esfuerzos de los sionistas se vieron coronados por el éxito el 2 de noviembre de 1917, cuando Lord Balfour, el Ministro de Asuntos Exteriores británico, declaró en una carta a Edmond Rothschild:

“El Gobierno de Su Majestad ve con buenos ojos el establecimiento de un hogar nacional judío en Palestina y hará todo lo posible para ayudar a lograr este objetivo, en el claro entendimiento de que no se hará nada que pueda perjudicar los derechos civiles y religiosos de las comunidades no judías que viven en Palestina…”

La comunidad en cuestión consistía en cristianos y musulmanes, la gran mayoría de los cuales fueron expulsados de Palestina.

De hecho, el gobierno británico hizo todo lo posible para servir al sionismo. Pero no respetó la segunda parte de su declaración: tres millones de palestinos están ahora exiliados de su patria, ya que el gobierno británico nunca hizo nada serio para evitar la sangrienta tragedia. Más tarde, en 1944, la resolución adoptada por el Comité Ejecutivo del Partido Laborista Británico declaró

“Animemos a los árabes a que se vayan cuando lleguen los judíos.”

1918: Inglaterra en el Medio Oriente

El 3 de octubre de 1918 el general Allenby entró en Damasco a la cabeza del ejército británico. Declaró que tomaba el mando de todos los territorios ocupados. Palestina es uno de ellos.

1920: El Mandato Británico

El 25 de abril de 1920, la Sociedad de Naciones dio a Gran Bretaña un mandato sobre Palestina. En agosto del mismo año, el gobierno británico anunció que 16.500 judíos podían inmigrar anualmente.

A partir de entonces, y bajo el mandato británico, la afluencia abusiva de inmigrantes sionistas engrosó las filas judías en Palestina. Los palestinos se opusieron a la invasión de su patria, pero los británicos suprimieron cualquier resistencia, no haciendo ningún esfuerzo efectivo para detener la avalancha de inmigración judía. Ya en 1925 se superó con creces la cifra de 16.500 y hubo 33.801 inmigrantes, o el 3,5% de la población, y en 1935: 60.000 inmigrantes, o el 4,7% de la población.

Los invasores sionistas comenzaron inmediatamente, bajo el Mandato Británico, a mordisquear la tierra perteneciente a los palestinos, infringiendo así los derechos de las comunidades no judías que vivían en Palestina.

1929: Levantamiento palestino

Los palestinos expresan su descontento con la conspiración británico-judía. Numerosos enfrentamientos tuvieron lugar entre palestinos y sionistas. En agosto de 1929, un incidente reavivó las hostilidades en todo el país, dejando 249 muertos y 571 heridos.

1936: Se organizó el levantamiento palestino

En abril de 1936, los palestinos se rebelaron. Formaron un comité supremo y llamaron a una huelga general “hasta que el gobierno británico haga un cambio completo en su política actual y detenga primero la inmigración judía”. La huelga duró seis meses y el levantamiento se extendió por todo el país. Lloyd George, comentando estos eventos, le dijo a Ben Gurion ese año:

“Los árabes temen que Palestina se convierta en un estado hebreo; bueno, se convertirá en un estado hebreo.”

Así que en junio de 1936, Gran Bretaña arma a los judíos contra los palestinos, que se están volviendo preocupantes. Miles de jóvenes judíos son armados por los británicos y organizados en unidades territoriales para ayudar a mantener el orden. Forman el núcleo de un ejército judío que opera a plena luz del día junto a las fuerzas terroristas clandestinas judías de la Hagganah. Su entrenamiento es confiado por el general Wiegal al mayor Wingate, ambos británicos.

1937: Inglaterra propone la partición

Inglaterra recomienda la división del país en dos estados: el palestino y el judío. Esta es la primera mención de un “estado judío” y las fronteras propuestas fueron mucho más allá de la tierra que entonces era propiedad de los judíos, estimada en un 5,4% de Palestina. El estado hebreo comprendía el 25% de Palestina.
Los líderes sionistas se regocijaron y Ben Gurion dijo a este respecto:

“Esta propuesta de estado judío no es el objetivo sionista, pero será un paso… Romperemos las fronteras que se nos impondrán”

En octubre, entre otras medidas adoptadas por los británicos para debilitar a los palestinos, cinco de los miembros más influyentes del Comité Supremo son detenidos y deportados a las Islas Seychelles en el Océano Índico.

1939: El sionismo se vuelve hacia América

A finales de 1939, la rebelión palestina fue controlada: 5679 palestinos fueron encarcelados y 110 colgados.

El 1 de septiembre de 1939 estalló la Segunda Guerra Mundial. Los sionistas, viendo el debilitamiento de Inglaterra, cambian su política y empiezan a volverse hacia América. Ben Gurion escribe en sus notas

“Nuestra mayor preocupación era el destino de Palestina después de la guerra… estaba claro que los británicos no retendrían un mandato allí… Yo, por mi parte, no tenía ninguna duda de que el centro de gravedad de nuestros esfuerzos se había desplazado del Reino Unido a América, que se aseguraba la posición de liderazgo en el mundo, y donde se encontraban los judíos más grandes e influyentes”

1941: El sionismo se une a América

Los judíos de América y los sionistas de todo el mundo piden a gritos la creación de un estado judío en Palestina después de la guerra. Los sionistas americanos están formando comités cristiano-judíos para unir a los cristianos y al clero de los Estados Unidos a la causa sionista. Los judíos no dejaron de aprovechar la interpretación literal que algunos falsos cristianos – la mayoría en América – hacen de la Biblia, apoyándose en ella para justificar sus afirmaciones. Consiguieron la ayuda de periodistas y funcionarios, inyectando el nacionalismo sionista en las venas de toda América.

1943: El sionismo abandona Inglaterra

El 17 de marzo, Ben Gurion declaró que el fin de la guerra no significa el fin de la lucha judía porque los sionistas no cooperarán en Palestina con las autoridades británicas.

1944-45: Terrorismo sionista

Es el fin de la guerra.

Los sionistas, que entraron en Palestina en vigor bajo la protección de los británicos, practican un terrorismo metódico contra los palestinos y los altos funcionarios del gobierno británico. Lograron obtener el apoyo incondicional del Presidente Americano Roosevelt quien, en la conferencia de Yalta (febrero de 1945) le dijo a Stalin

“Soy un sionista, ¿y tú?” A lo que Stalin respondió: “En principio, sí, pero no ignoré las dificultades”

Tras la muerte de Roosevelt, Harry Truman se convierte en presidente. Se suscribe al programa sionista, y a las objeciones de cuatro embajadores americanos en países árabes, responde:

“Lo siento, caballeros, hay cientos de miles de personas que desean el bien del sionismo. No tengo cientos de miles de árabes entre mis electores.”

En julio de 1945, Truman interviene ante el gobierno británico para conceder a los judíos 100.000 certificados de inmigración.
En agosto de 1945, Ben Gurion pide la creación de un estado judío.

1946: Destrucción del cuartel general británico

El 22 de julio, Menahem Begin, liderando un grupo de terroristas, voló el Hotel Rey David en Jerusalén, sede de las fuerzas británicas. El número de muertos: 200 muertos, la mayoría de ellos británicos.

1947: La ONU vota por la partición de Palestina

El 11 de octubre, siguiendo las instrucciones de Truman, el gobierno de EE.UU. apoya el plan de la ONU para la partición de Palestina. El prestigio de América empuja a otros países a imitarlo.

El 29 de noviembre, la Asamblea General de la ONU vota la división de Palestina en tres zonas: la palestina, la sionista y la neutral (Jerusalén y los Lugares Santos).

La reacción de los árabes fue inmediata y violenta, y se organizaron protestas en todos los países árabes. En la propia Palestina, los palestinos no se habían recuperado del levantamiento de 1936-1939 debido a las numerosas bajas, el exilio de sus líderes y la confiscación de casi todas sus armas por parte de los británicos. Como resultado, no pudieron resistir a los judíos organizados y bien armados que intensificaban sus actos terroristas para obligarlos a abandonar el país. Los ataques se llevaron a cabo en todo el país, incluso en Jerusalén, Haifa, Jafa, Safad, etc., y en los Estados Unidos. Los judíos destruyen puentes, casas, tiendas, almacenes, etc. pertenecientes a los palestinos.

1948: La ONU reconoce al Estado de Israel

La masacre de Deir-Yassin: El 9 de abril de 1948, grupos terroristas de Menachem Begin atacaron el pueblo palestino de Deir-Yassin. Los aldeanos son masacrados en un desorden. Ben Gourion niega haber tenido alguna responsabilidad en este asunto. El Sr. Begin, el jefe del Irgun, dice, hablando de Deir-Yassin:

“No sólo se justificó la masacre, sino que no habría habido ningún estado de Israel sin la victoria en Deir-Yassin.”

Después de esta masacre, el éxodo palestino comenzó masivamente por miedo a más Deir-Yassin, que fue así el primer paso para el desalojo de los palestinos, que se desarmaron, y bajo la amenaza de los terroristas sionistas, evacuaron ciudades enteras como Haifa. Esta ciudad cayó el 22 de abril de 1948.

Al entrar en Haifa, los sionistas amenazaron a la población por megafonía, aconsejándoles que huyeran si no querían sufrir el destino de “Deïr-Yassin”. Los ciudadanos presa del pánico no tuvieron más remedio que huir, gritando “Deïr-Yassin”. Sólo podían escapar en dirección al puerto donde los barcos ingleses esperaban para llevarlos a otros países árabes. Sólo esa noche, Haifa, que tenía unos 100.000 habitantes, se vació a la mitad.

Haciendo la vista gorda al terrorismo israelí, Estados Unidos siguió apoyando incondicionalmente a los sionistas; el 23 de abril de 1948, el Presidente Truman informó a Weizmann de que si se proclamaba el Estado judío, Estados Unidos lo reconocería inmediatamente.

El 15 de mayo de 1948, el mandato británico termina. A las 9 a.m. el último Alto Comisionado Británico deja el país. A las 4 de la tarde, Ben Gurion proclama el Estado de Israel frente a 200 personalidades, fotógrafos y periodistas.

El mismo día, las fuerzas judías ocupan Acre y Galilea Occidental y expulsan a los habitantes.

Al salir de Jerusalén, los británicos entregaron a la Haganá los edificios de mayor importancia estratégica. Desde estos edificios la Haganá atacó las zonas residenciales palestinas de la ciudad y la ocupó, sin poder entrar en la Ciudad Vieja que contiene los Lugares Santos debido a la gran resistencia que los palestinos oponen.

Dieciséis minutos después de la proclamación de Israel por Ben Gurion, el gobierno de EE.UU. reconoció a Israel. La Unión Soviética hizo lo mismo al día siguiente.

Con la proclamación del Estado de Israel, 1.000.000 de palestinos fueron exiliados de su patria. Hasta mayo de 1948 los palestinos habían tenido que sufrir el sionismo en Palestina, en sus propios hogares. Después de 1948 la prueba palestina empeoró aún más y tuvo lugar bajo la ocupación sionista y en el exilio.

Todas estas personas, cuyas familias están dislocadas, están dispersas en miserables tiendas y chabolas en Gaza, Jordania, Siria y Líbano.


Satisfacción en los “lugares altos” (J. Carter y M. Begin)

Exilio forzoso de los palestinos

SEGUNDA ETAPA: DESPUÉS DEL EXILIO

Después de obligar a unos 1.000.000 de palestinos a exiliarse de su patria, los sionistas, haciendo caso omiso de las fronteras trazadas por la ONU, continúan su plan expansionista dentro de Palestina, acosando a los palestinos que quedan en el país mediante actos terroristas. Así pues, el calvario del pueblo palestino se está produciendo en dos niveles: internamente, bajo la ocupación sionista, y externamente, en el exilio.

Dentro de Palestina

Los palestinos están resistiendo todo lo que pueden al movimiento de expatriación al que están sometidos violentamente. El escritor sionista Jon Kimhe describe en el Jewish Observer (03.03.1967) cómo el general Moshe Dayan, en julio de 1948 “entró en Lydda a toda velocidad, disparando e incitando al terror… La población palestina de 30.000 personas huyó o se reunió en el camino a Ramallah. Al día siguiente, Ramleh también se rindió y sus habitantes sufrieron el mismo destino. Ambas ciudades fueron saqueadas por los israelíes”.

A pesar de ello, la opinión internacional sigue siendo totalmente favorable a los israelíes y hostil a los palestinos. La influencia sionista en América – especialmente en el período previo a las elecciones de noviembre de 1948 – hizo que la política americana fuera aún más pro-sionista. Se suministraron armas y aviones a los israelíes, y se permitió al personal militar americano luchar junto a los israelíes: “Los antiguos capitanes y mayores americanos estaban en posiciones de mando en el ejército israelí” (The Times 03.05.1967). En su biografía de Ben Gurion, Michael Bar Zohar escribe que Ben Gurion, hablando de este personal militar, dijo: “No sé si podríamos haber ganado la guerra sin su ayuda”.

Después de la guerra de 1967, Israel ocupó completamente Jerusalén, se apoderó de los Altos del Golán, la Ribera Occidental, Gaza y el Sinaí y continuó la judaización de Palestina en todo su territorio.

El destino de los patriotas palestinos fue muy doloroso. Acusados de ser “terroristas”, fueron arrojados a la cárcel y sometidos a atroces torturas. Se impidió a los representantes de la Cruz Roja Internacional comprobar si el estado de los prisioneros era satisfactorio. El “Sunday Times” publicó un informe condenatorio en 1977 sobre el trato inhumano al que fueron sometidos los prisioneros palestinos.

El artículo 3 de la Ley de Emergencia actualmente en vigor estipula que “el gobierno israelí tiene derecho a detener administrativamente, en cualquier lugar y en cualquier momento, a cualquier persona en la zona ocupada, sin tener que especificar los cargos contra la persona así detenida”.

Así, se han incautado personalidades de gran dignidad por su testimonio en nombre de los palestinos. Entre los más conocidos se encuentra el obispo greco-católico de Jerusalén, Hilarión Capucci, encarcelado en 1974 y liberado en 1977 tras pasar tres años y medio en cárceles israelíes.


Obispo Hilarion Capucci: Solidaridad pro-palestina

Hay alrededor de 4000 palestinos detenidos en las treinta prisiones israelíes. Estas prisiones son edificios antiguos con celdas oscuras y húmedas y poca o ninguna luz solar. Hay un hedor de hedor debido a los malos desagües. En algunas habitaciones, diseñadas para 15 prisioneros, caben 45 que, para poder dormir, se ven obligados a turnarse en tres turnos sucesivos.

Fuera de Palestina

El invierno de 1948-1949 fue particularmente duro para los refugiados palestinos. Estaban sin equipaje y sin refugio. Muchos morían de frío y de hambre y los testigos dijeron que vieron a niños con brazos “como cerillas y barrigas hinchadas por la progresiva hambruna”. Muchos bebés morían por falta de leche”.

Sin embargo, los líderes de Israel se aferraron al principio de un Estado sionista, puramente judío, y se negaron categóricamente a reintegrar a los refugiados palestinos porque eran cristianos o musulmanes.


Un campamento de refugiados palestinos

Las propiedades palestinas fueron confiscadas por el Estado hebreo: Se incautaron tierras, residencias, almacenes, depósitos, talleres, etc….. Cientos de miles de familias fueron expulsadas de Palestina, una tarde de 1948, sin dinero, pasaportes o documentos de identidad, sin diplomas ni posibilidad de ejercer una profesión. Expulsados sin aviso ni preparación, yacen en tiendas de campaña, fuera de su patria, a merced de una despiadada conciencia internacional hacia ellos y todo adquirido de los usurpadores israelíes. La conciencia occidental, que había sido fuertemente culpada por los crímenes de Hitler, quería redimirse a los ojos de los sionistas permitiéndoles perpetrar un crimen aún más atroz contra gente inocente. Esto ha estado sucediendo por más de 30 años.

En el exilio, los palestinos se ven privados de los derechos civiles más básicos. A menudo son “sufridos”, no bienvenidos, por sus anfitriones. En los campos de refugiados donde están hacinados, ya no se les permite cavar alcantarillas sanitarias subterráneas o tuberías de agua potable.
Desmantelado, el pueblo de refugiados palestinos vive en un estado de asombro y miedo.

La O.L.P. (Organización de Liberación de Palestina)

El 28 de mayo de 1964 se reunió en Jerusalén el primer Consejo Nacional Palestino. Se proclamó la Organización de Liberación de Palestina (OPL) y se redactó la Carta Nacional. Así, la entidad palestina se afirmó, poniendo fin a una situación de total desorden.

Ese mismo año se formó el Ejército de Liberación de Palestina.

En 1965, la lucha por la liberación de Palestina dio un nuevo giro decisivo con la aparición de los “FEDAYINE”, los combatientes de la resistencia palestina que operaban en los territorios ocupados, por la liberación de su patria.


¡Los “Fedayín”! El derecho de los palestinos a recuperar su tierra!

La agresión sionista de 1967

En junio de 1967, los sionistas tomaron el control completo de Jerusalén, los Altos del Golán (Siria), el Sinaí (Egipto) y toda la Ribera Occidental. El estado hebreo se deshizo de una nueva corriente de palestinos que salieron hacia Jordania en decenas de miles a través del puente Allenby. Se agrupan en campos de refugiados. La tragedia continuó: 410.000 nuevos refugiados se sumaron al número de exiliados.

En una resolución del 22 de noviembre de 1967, el Consejo de Seguridad pidió a “Israel” que se retirara de los territorios ocupados en junio de 1967. Pero el Sr. Abba Eban, el Ministro de Relaciones Exteriores israelí, respondió:

“Si la Asamblea General votara por 121 votos a favor y uno en contra del retorno de Israel a las Líneas del Armisticio(fronteras anteriores a junio de 1967), Israel se negaría a cumplir esta decisión” (New York Times 19.06.1967)

Dos intentos de genocidio

En el exilio, los refugiados palestinos fueron sometidos en dos ocasiones a un genocidio por los países de acogida: en Jordania en 1970 y en el Líbano en 1975.

En Jordania

Los palestinos exiliados se niegan a ser absorbidos por el régimen jordano y reclaman el derecho a luchar por la liberación de Palestina a través del río Jordán. En septiembre de 1970, el rey Hussein reaccionó violentamente: su ejército atacó los campos de refugiados y miles de personas murieron y resultaron heridas. Es el famoso “Septiembre Negro”.

Nuevamente, en julio de 1971, el Rey de Jordania tomó medidas enérgicas. El número de muertos y heridos de las dos carnicerías fue de unos 25.000. Más de 200.000 palestinos tuvieron que huir a Siria y al Líbano.

En el Líbano

Conscientes de los ataques contra ellos, los palestinos pidieron al Estado libanés que protegiera sus campos de la infiltración extranjera. El Presidente de la República, Sr. Sleiman Frangié, respondió que el Estado no estaba en condiciones de asegurar su protección y que ellos mismos debían hacerlo.

En la noche del 13 de abril de 1973, los comandos israelíes aterrizaron en Beirut. Asistidos por colaboradores libaneses, fueron a las casas de tres líderes palestinos y les dispararon en sus habitaciones.

Tras este incidente, los palestinos deciden erigir puestos de control alrededor de sus campos para asegurar un mínimo de protección. En Beirut, se levantaron cuatro controles de carretera, dos de los cuales eran ocasionales.

Una facción de los libaneses (la extrema derecha), liderada por los Falangistas Cristianos, consideró que estos puestos de control eran un desafío a la soberanía libanesa. Por otra parte, los patriotas libaneses -cristianos y musulmanes- justificaron a los palestinos por el permiso previo que se les dio para defenderse, y porque estas presas, que eran pocas, nunca salieron del marco de los campos de refugiados.

La tensión contra los palestinos es alimentada por algunos líderes de alto rango de la derecha cristiana que son pro-israelíes. Un fuerte sentimiento anti-palestino se inyecta así en la derecha cristiana libanesa, que reacciona automáticamente contra los palestinos.

El 13 de abril de 1975, con motivo de la conmemoración de sus mártires, los refugiados celebraron una reunión en uno de sus campos. Cuando la reunión terminó, un autobús trajo a casa a unos 25 hombres, mujeres y niños palestinos de otro campo. En el camino de vuelta, pasando por un barrio maronita de extrema derecha (cristianos falangistas), el autobús fue interceptado por milicianos armados con ametralladoras. Todos los ocupantes son asesinados a tiros.

Esta fue la chispa que causó la guerra civil en el Líbano. Los patriotas libaneses se solidarizaron con los palestinos contra un plan de genocidio orquestado en las sombras por los israelíes y sus agentes libaneses y árabes. Desde entonces, los patriotas palestinos y libaneses hicieron causa común.

Cuatro campamentos palestinos en las áreas cristianas maronitas fueron literalmente arrasados. Dos de estos campos – Cuarentena y Tell-El-Zaatar – albergaban a palestinos y libaneses del sur del Líbano, que habían huido de las incursiones israelíes tras la destrucción de sus hogares. Los otros dos campos – Dbaye y Jisr-El-Basha – eran el hogar de cristianos palestinos de rito greco-católico.


Dile a El Zaatar que el campamento después del genocidio

Como resultado de estos acontecimientos, un gran número de refugiados palestinos han sido expulsados al sur del Líbano. Una vez más, la extrema derecha libanesa vuelve a acusar a los “refugiados palestinos que residen en el Líbano de intentar tomar el Líbano como su patria en lugar de Palestina” (Pierre Gemayel, líder de los falangistas cristianos, en “L’Orient-Le Jour” del 9.1.78). Además, la extrema derecha libanesa ha difundido en su prensa rumores que sugieren que los palestinos estaban comprando tierras en el sur del Líbano para establecerse allí.

Frente a la conspiración para desacreditarla con el fin de exterminarla, la Revolución Palestina ha afirmado repetidamente, oficial y públicamente, que los palestinos nunca aceptarán una patria alternativa, sea el Paraíso.

La lucha por la supervivencia y la liberación de Palestina continúa. Esta lucha es un símbolo: quien trabaja para liberar Palestina, trabaja para liberar su propia patria.

APÉNDICE BÍBLICO

Los sionistas gritan antisemitismo cada vez que alguien los culpa de sus crímenes. Al utilizar la Biblia para ocultar su usurpación de Palestina, nos pareció útil demostrar que la Biblia es el más “antisemita” de los libros porque nunca ha dejado de denunciar el espíritu sionista, lo que va en contra de la noción espiritual de la salvación y de la Tierra Prometida, así como de la universalidad de la elección.

El lector cristiano reflexivo notará fácilmente que no hay una conexión real entre el Israel hecho por el hombre de 1948 y el Israel profético y espiritual del que habla la Biblia.

Para una mejor comprensión del problema, consulte el texto: “Los cristianos e Israel”.

Peter (1978)